Detengan la limpieza étnica turca en la ciudad kurda de Afrin
16 marzo 2018

Desde el 20 de enero de 2018, el ejército ocupante turco ha continuado su incesante bombardeo de civiles en Afrin. El pueblo kurdo en Afrin está siendo sometido a una limpieza étnica y genocidio por parte del ejército turco con el apoyo de grupos yihadistas como Al-Qaeda, Al-Nusra y los restos de ISIS. La comunidad internacional permanece en silencio y mira a otro lado ante las masacres de civiles.

A pesar de la adopción de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el alto el fuego en toda Siria, los ataques del ejército turco se han intensificado. El alto el fuego es papel mojado y no hay fuerzas que supervisen el cumplimiento de la resolución de la ONU, resolución que ofreció un atisbo de esperanza para evitar más masacres de civiles. Pero los gobiernos occidentales están en silencio, lo que está convirtiendo a la UE, los EEUU, Rusia y las Naciones Unidas en cómplices de un genocidio contra los niños de Afrin. Desde la resolución de la ONU, 50 civiles han sido asesinados, incluyendo muchas mujeres y niños, y más de 280 civiles han sido asesinados y otros 747 han resultado heridos desde el comienzo de la agresión.

Armas químicas y prohibidas contra civiles en Afrin. Turquía ha estado usando armas químicas contra civiles. Ha atacado varias aldeas con armas prohibidas. Miles de civiles se han visto obligados a abandonar sus pueblos y buscar refugio en el centro de la ciudad de Afrin, debido a los continuos ataques aéreos y bombardeos.

Agua y electricidad completamente cortadas. Ahora que el asedio del centro de la ciudad ha comenzado, el ejército turco apunta especialmente a la infraestructura para forzar la evacuación de los residentes locales. Depuradoras de agua, panaderías, electricidad y líneas de teléfono están siendo afectadas también por los ataques turcos. Desde el asedio a la planta de la presa de Meydankê en Afrin ya no hay suministros de agua y electricidad. Los kurdos en Afrin, ahora se enfrentan a la perspectiva de convertirse en víctimas de una campaña de limpieza étnica bajo la cual se les eliminará por completo de Afrin. La realidad es que este enclave ha sido históricamente una de las áreas principales de mayoría kurda, pero al día siguiente de la invasión Erdogan afirmó que la intención de Turquía era “devolver Afrin a sus legítimos dueños”. Es evidente que el presidente turco Erdogan ha comenzado una campaña contra todos los kurdos.

Turquía continúa sus ataques a pesar de la Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU instando a un alto el fuego de 30 días sobre Siria. Pero las Naciones Unidas y los poderes internacionales permanecen en silencio e inactivos a pesar de este compromiso. Mientras Turquía asesina, Europa, la OTAN, Rusia y la ONU únicamente miran. La campaña turca significa limpiea étnica y genocidio en Afrin.

Feria Anarquista del Libro de Sevilla