Los porqués del no al alcohol en la Feria
1 marzo 2018

El año pasado decidimos sacar el alcohol del espacio de la Feria Anarquista del Libro. La experiencia nos gustó y gustó a muchxs (a otrxs no tanto, qué le vamos a hacer) y este año hemos decidido repetirla.

De nuevo, esto significa que no dispensaremos alcohol en la barra y te pedimos que respetes esta decisión no trayendo tu litro de cerveza, lata o lote a los espacios en los que se desarrollará la Feria. Seguimos sin tener una convicción fija sobre el consumo de alcohol en ciertos espacios, pero la duda constante nos hace andar y nos gusta reflexionar desde las experiencias personales.

Por segundo año lanzamos una Feria libre de alcohol como un experimento para la reflexión, para cuestionarnos el uso que hacemos del mismo, qué papel juega en nuestra vida cotidiana y cómo puede mediatizar nuestras relaciones sociales.

En Sevilla, y en nuestro entorno en particular, tenemos fuertemente vinculado el alcohol a los espacios de lucha y de ocio. A lo largo de las anteriores ediciones hemos contado con una barra donde se servía cerveza y otros tipos de alcohol, aunque no durante el transcurso de las charlas. Si el objetivo de la Feria es generar un espacio de debate y reflexión en torno a las ideas anarquistas (el ocio también está presente aunque no como objetivo principal), ¿es necesario que haya alcohol disponible? Es más, ¿pasa algo si no lo hay? Ese es el punto que nos gustaría explorar entre todas.

En esta novena edición volvemos a apostar por aprender nuevas formas de relacionarnos. No queremos imponer nuestra visión sobre el alcohol, solamente invitarte a que, como hemos hecho nosotrxs, te preguntes si es absolutamente imprescindible hablar o escuchar a alguien botellín en mano, a que cuestiones tu día a día, así como que te preguntes por qué hay alcohol en cada uno de los diferentes eventos que se organizan en la ciudad. Se trata de que consumamos lo que queramos pero siempre siendo conscientes del por qué lo hacemos. La asamblea de la Feria Anarquista tiene claro que no gestiona una barra para vender cerveza o vino, organizamos con mucha dedicación un encuentro político cada año más grande y más potente, más enriquecedor y bonito que el anterior. Sabemos que tú y todas y cada una de las personas que acude a una charla, nos echa un cable o se compra un libro sabe que es parte fundamental del mismo. Desde ahí te proponemos que nos sigas acompañando en este camino.

Salud y anarquía.